- Presentación
- Detalle de los 19 pueblos del municipio

 


Casares de Arbas

Datos básicos

Altitud: 1.320 m.
Distancia al Ayuntamiento: 12,0 k.
Fiesta: 15 y 16 de agosto (Nuestra Señora y San Roque)

Etimología

Un ´Casar´, como es sabido, fue una edificación de la etapa hispano-romana de tipo agrícola y ganadero. Por tanto el pueblo de Casares tuvo su origen alrededor de una o varias alquerías, que aprovecharon desde la época de la romanización la buena calidad de su terreno de pastos y vega cultivable.

Historia y legendaria. Actualidad

Hablar de Casares de Arbas es acercarse a un universo en ebullición. Lo es por la belleza de su entorno, dulce y bravío a la vez. Por una historia dilatada, con rasgos de nobleza aún presentes en sus muros. Por un incandescente folklore autóctono, de impensable vigor aún hoy en día, que cautivó a investigadores tan avezados como Miguel Manzano. Por la propia idiosincrasia de sus gentes, altivas, independientes, celosas de sus raíces y defensoras de todas sus singularidades….

Se achaca este apego por el terruño al ancestral aislamiento del valle, a la vez que su casi autosuficiencia en épocas pasadas. Fue pueblo muy poblado, de tradición merinera de Trashumancia, (440 habitantes en el año 1900). La lejanía de Arbas, y relativa autonomía, por su carácter de realengo, acentuó su espíritu autogestionario. En la época de la creación de los Ayuntamientos constitucionales (inicios del siglo XIX) fue cabeza de su propio municipio, y solo la gran mortandad de varones durante la guerra civil (1936-1939) dio inicio a su declive, agudizado por el cambio de los sistemas de vida.

De su entorno nos hablan topónimos históricos y descriptivos, como ´Bustuburín´, ´Usiego´, la ´Majada el Cojo´ o ´El Villar´, y los referenciales Picos Calizos, ahora llamados impropiamente ´Tres Marías´.

Son también conocidos como ´Los Corros´ ,´El del Medio´, ´El Palero´. Éste último se menciona en la coplilla popular, que llamó la atención a Modesto Medina Bravo, en la época de preguerra, y que decía:

"Cuando las Tres Marías van al Palero
salen los de Casares del filandero"

Ya dijimos que se interesó este gran estudioso por el asunto, e incluso consultó en el pueblo en la década del 1.980… pero no sabemos si obtuvo suficiente respuesta.

En Casares hubo minas antiguas, en ´La Sieme´ y ´Focella´, siendo éste último un poblamiento prerromano, de tipo castreño. Es memoria popular que Focella se despobló por un envenenamiento de todos sus habitantes.

De tan legendario pasado conserva al menos dos escudos heráldicos, (Uno de ellos descrito por Pío Cimadevilla) y la curiosa ´Casa del Gallo´, porticada con arco de medio punto y un esotérico grabado del gallo, en la fachada.

Como muestra de su importancia ganadera, baste inventariar sus veceras en pleno siglo XX: Hubo hasta diez veceras de vacas, 1 de caballos, 1 de añojos o magüetos (terneros de más de un año), 1 de tarrales (terneros de menos de un año, que se apartaban para destetar y aprenderlos a pacer), 3 de ovejas, 1 de cabras y 1 de chivos, que se apartaban para destetar.
De todo este microcosmos pastoril, solo resta una importante cabaña de vacas de carne, cuidadas por ´pastores eléctricos´ y trashumantes a Extremadura. Se ha invertido, por tanto, el sentido de las rutas ancestrales.

El conocido Embalse de Casares y su último recrecimiento que hará acercarse el agua al cementerio del pueblo, anegando su vega baja y más productiva, merma, lógicamente, sus posibilidades como pueblo ganadero. Pero nada parece arredrar a los indómitos vecinos, que han puesto en los Tribunales el espinoso asunto del justiprecio.

En el centro del pueblo se alza el hermoso complejo de la ermita de San Roque y el viejo molino comunal. Son joyas pretéritas y actual área de esparcimiento. La ermita pasó hace unos años a propiedad particular, pero el pueblo intenta recuperarla, para ubicar en ella su Museo Etnográfico, que ahora está en la antigua y pequeña escuela de niñas.

Es en la creación de este ´Museo de Cultura Antigua´ donde Casares dio un paso de gigante para preservar sus tradiciones y raíces. Un análisis amplio de este museo será abordado en el capítulo dedicado a la ´Vida Cultural´.

En el interior del pueblo existe, como local comunitario, la ´Casa de los Mozos´, que el pueblo levantó en su época de esplendor: Sobre el dintel de la puerta aún aparece la dedicatoria:

´J. MONTAÑESA D. CASARES. AÑO DE 1928´

En ningún otro campo, sin embargo, emerge con tanta fuerza el aprecio por sus raíces como en la conservación de su folklore y cancionero autóctonos:

Estos ancestrales legados, en otros puntos ya desaparecidos, cobran aquí nueva actualidad, con el empeño de mantenerlos vivos: Tradiciones como las de ´Los tres Ramos de Navidad´, ´echar la Hiecha´, ´La Nina´, del Carnaval, la recreación del ´Traje de fiesta tradicional´, la fundación del ´Grupo de Mujeres de Casares´, con su propio pendón, bordado en 1.994…

Canciones de ronda, baile y ventaneo, romances, cantos de trabajos, nanas, villancicos y otras tonadas, cuya punta de iceberg afloró el musicólogo Miguel Manzano, en su célebre "Cancionero leonés"… Pero aún resta todo un tesoro escondido, y no olvidado, que nos proponemos sacar a la luz del pentagrama, si la buena disposición de Cilinia, Carmensol, Ángeles, Yolanda, Marucha, Nieves y demás mujeres de Casares nos ofrecen esta oportunidad.


Casares era - o es todavía - un universo en ebullición.

- Arbas del Puerto
- Barrio de la Tercia
- Busdongo
- Camplongo de Arbas
- Casares de Arbas
- Cubillas de Arbas
- Fontún
- Golpejar de la Tercia
- Millaró de la Tercia
- Pendilla de Arbas
- Poladura de la Tercia
- Rodiezmo de la Tercia
- San Martín de la Tercia
- Tonín de Arbas
- Velilla de la Tercia
- Ventosilla de la Tercia
- Viadangos de Arbas
- Villamanín
- Villanueva de la Tercia

Ampliar foto

Ermita de San Roque y molino de Andrés.

Dos testimonios del antiguo sistema de vida.

Autor: Ángel Fierro, 2004

Ampliar foto

Casares. Casa de Cilinia y Marucha.

El empedrado conserva el aroma floral de los tiempos pretéritos.

Autor: Ángel Fierro, 2004